Los beneficios que otorga la coloración salina son muchos, pero como todo, necesita de un correcto cuidado para que las piscinas se mantengan limpias y saludables. En primer lugar y lo que mucha gente no sabe, es que se necesita depurar el agua durante mas horas que con el sistema de tratamientos químicos convencional.  Su tiempo de depuración va de las 6 a 8 horas diarias, por ello es recomendable la instalación de un dosificador automático de PH.

Los aparatos encargados de la coloracion salina procede de la siguiente forma:

- Primero se añade sal en funcion del tamaño de la piscina. Normalmente para piscinas de tamaño medio 4g/l.
- Luego, mediante electrolisis el colorador transforma la sal en acido hipocloroso.
- El cloro se encargara de destruir los residuos y algas. A continuacion, volvera a convertirse en sal para volver a iniciar el proceso.
- La celula del circuito de retorno, genera una pequeña corriente electrica, para producir la electrolisis, conviertiendo la sal en cloro.

Por otra parte, también es necesario la instalación de un clorador salino, sobredimensionando la piscina en un 20% aproximadamente. La instalación de de un clorador es una tarea fácil que puede realizar uno mismo, pero si optas por la opción de un profesional elige bien y que no te engañen con los precios.

Este sistema a pesar de aportar muchos beneficios no sustituye a la limpieza de la piscina como mucha gente cree. Se recomienda complementar con un sistema de limpieza tradicional, tal como el limpiafondos eléctrico. Por ultimo y no por ello menos importante,  se ha de realizar la limpieza de la celula. Actualmente la mayoría son autolimpiables pero la adhesión de cal hace recomendable su limpieza manual 1 vez al año.

Ya comentado el funcionamiento y mantenimiento de las piscinas os dejamos algunos de los muchos beneficios que aporta la coloración salina:

-Evitamos irritaciones en partes blandas (ojos, oidos, mucosas, etc.), ya que las cloraminas que producen estos efectos son destruidas.
- Piel más suave y mejor bronceado.
- No se irritan ojos ni mucosas.
- Evita ese molesto olor a cloro.
- Evita la decoloración del cabello y bañadores.
- No adicionamos sólidos al agua (pastillas, granulados, etc.), eliminando el exceso de ácido isocianúrico presente en estos sólidos.
- Ahorramos en compra de productos químicos.
- Es un sistema más seguro que no requiere almacenaje, manipulación ni dosificación de productos peligrosos.
- Fácil instalación.